lomejordelvinoderioja

Inversiones sin 'cuentos chinos'

Bodegas Natural Rioja Vintage, antigua Alicia Rojas, en proceso de reconstrucción.
Bodegas Natural Rioja Vintage, antigua Alicia Rojas, en proceso de reconstrucción. / MIGUEL HERREROS
  • Dos cooperativas y siete bodegas han puesto en marcha inversiones superiores al millón de euros

  • La primera anualidad del programa de ayudas de la OCM dispara la inversión vitivinícola por encima de los 50 millones de euros

Olvidadas las 'vacas gordas' -alimentadas hasta hace no mucho a base de botellas con precios de 50 euros- y reconocido el fracaso de la irrupción del sector inmobiliario en el vitivinícola, las pequeñas y medianas bodegas de La Rioja 'sacan pecho' en momentos difíciles con una inversión comprometida superior a los 50 millones de euros para los próximos cuatro años.

No son 'cuentos chinos' ni supuestos 'spanish disney' del vino, sino proyectos reales catalizados por el programa de ayuda a la inversión vitivinícola, puesto en marcha por primera vez este año y amparado por la OCM del Vino, que ofrece ayudas de hasta el 40% para prácticamente todo tipo de inversiones.

Setenta pequeñas y medianas empresas riojanas han comprometido inversiones este año por valor de 51,2 millones de euros, que tendrán que estar ejecutadas completamente como muy tarde en el 2018. Unas cifras «espectaculares», en palabras de la directora general de Investigación y Desarrollo Rural de la Consejería de Agricultura, María Martín: «Todo el mundo estaba un poco a la expectativa de esta nueva línea de fomento de la inversión vitivinícola, ya que se implantaba por primera vez, y desde luego la respuesta de las bodegas está siendo impresionante».

La convocatoria se abrió en el último trimestre del año pasado y se cerró el 31 de enero de enero pasado. En unos pocos meses, las empresas vinícolas riojanas presentaron 98 solicitudes de ayudas a la inversión, de las que han sido aprobadas 70 -de las 28 rechazadas casi todas ellas, 25, lo han sido por renuncia, con lo que es posible que se reactiven en convocatorias posteriores dada la rapidez de la primera-, con un compromiso de inversión de 51,3 millones de euros.

El sector del vino riojano, el familiar, el que ancla sus raíces como las propias cepas a la tierra, está demostrando su pujanza en momentos en que el crédito empresarial brilla por su ausencia por la propia política de saneamiento y 'racanería' seguida por las entidades financieras, pero, también, por la escasa demanda solvente.

La apuesta de nueve proyectos, siete de bodegas y dos de cooperativas, supera incluso el millón de euros de inversión: «La crisis es muy difícil para todas las ramas de actividad económica, pero el interés de las bodegas dice mucho de lo saneado que está nuestro sector vitivinícola», explica Martín.

El principal 'gancho' del programa de ayuda a la inversión de la OCM reside en la importancia de las ayudas, que, con fondos exclusivamente europeos, pueden llegar hasta el 40% y con un abanico muy amplio: nuevas instalaciones, procesos de elaboración (ampliaciones, reformas, depósitos, incluso barricas), junto con procesos de gestión y comercialización (puntos de venta físicos, incluso electrónicos).

La Rioja ha captado el 14% de los fondos nacionales del programa para el 2015 y la ayuda concedida para los proyectos inversores de la comunidad alcanza una media del 36% de la inversión asumida. «Hemos sido muy activos, por supuesto las empresas, y también la Consejería a la hora de tramitar las solicitudes, pero a la vez rigurosos, por lo que estoy convencida de que todos los proyectos serán admitidos», indica Martín.

En este sentido, la directora general de Innovación y Desarrollo Rural riojana considera que «pese a que los fondos del programa de ayudas son limitados -224 millones repartidos inicialmente en anualidades de 56 millones cada ejercicio hasta el 2018 para todo el país- estoy convencida de que podrán seguir entrando proyectos nuevos». «Incluso -continúa- hay otros tres programas de la OCM que no están teniendo tanto éxito y la normativa europea permite el trasvase de fondos entre unos y otros, por lo que podría haber también algún refuerzo».

En este sentido, la Comunidad riojana abrirá una nueva convocatoria en los próximos meses y María Martín confía en que «tendremos también una buena respuesta de las bodegas porque las ayudas son importantes y el sector, como decía antes, muy dinámico».

Las inversiones

Nueve bodegas han comprometido inversiones superiores al millón de euros, que ya están en marcha o que se iniciarán en breve, ya que el compromiso es que tienen que estar terminadas para finales del 2018. Marqués de Murrieta (Logroño), que acaba de inaugurar la rehabilitación del Castillo de Ygay, es una de ellas.

Ramón Bilbao (Haro), que también ha acometido la restauración de la bodega original es otra de las que ha comprometido también una inversión superior al millón de euros.

Viñedos de Aldeanueva, que está construyendo una bodega exclusiva para vinos blancos en la localidad, está igualmente dentro de este grupo, de la misma forma que Bodegas Lan (Fuenmayor). Natural Rioja Vintage, propiedad mayoritaria de un millonario francés de origen libanés, que adquirió la bodega y la finca de Alicia Rojas en Ausejo, lleva a cabo inversiones superiores al millón de euros en la construcción de nuevas instalaciones bodegueras, lo mismo que Proelio, el proyecto de tintos que Palacios Vinoteca -la familia que vendió Embutidos Palacios a una multinacional- edifica junto a Bodegas Nivarius en Nalda.

Bodegas Tarón, la cooperativa de Tirgo, que ha puesto en marcha un nuevo proyecto de relanzamiento de sus marcas propias y una renovación de instalaciones, junto con la centenaria Bodegas Riojanas (Cenicero) completan el grupo de inversiones superiores al millón de euros.

Por comarcas

En cuanto a la distribución geográfica de las inversiones aprobadas, La Rioja Media (que incluye Logroño y las inmediaciones), con 27 millones de euros, es la más dinámica. A continuación, se sitúa La Rioja Alta, con 16 millones de euros comprometidos y cierra La Rioja Baja, con 7,85 millones aprobados.

El País Vasco y Navarra tienen sus propios programas regionales, por lo que las inversiones referidas son exclusivamente de La Rioja.