lomejordelvinoderioja

Muro de entrada a la bodega, en la localidad de Laguardia.
Muro de entrada a la bodega, en la localidad de Laguardia. / SONIA TERCERO

Bodegas Artadi ultima un plan para abandonar la DOC Rioja

  • El proyecto y sus integrantes aún están sin concretar y López de Lacalle espera presentarlo en febrero

  • La firma, punta de lanza hasta hoy de Rioja, aspira a crear una pequeña denominación alavesa

Bodegas Artadi (Laguardia) ultima su marcha de Rioja. La bodega, que atesora un gran prestigio nacional e internacional forjado en los últimos veinte años de la Denominación de Origen Calificada (DOC) Rioja, promueve crear una nueva denominación o indicación geográfica protegida con un reducido grupo de bodegas alavesas de Laguardia y el entorno.

Juan Carlos López de Lacalle, bodeguero de Artadi, confirma que «el proyecto está sobre la mesa, aunque aún no está definido del todo, por lo que prefiero esperar para hacer públicos los detalles».

En todo caso, López de Lacalle elude vincularlo con cualquier movimiento o interés político: «Se dirán muchas cosas, pero lo que pretendemos es poner en marcha un nuevo modelo de negocio basado en la gran diversidad que existe precisamente en Rioja, en la tierra de los mil vinos, porque nosotros entendemos que una denominación de origen tan grande como a la que pertenecemos confunde al consumidor y diluye nuestro mensaje».

En este sentido, el proyecto agrupa intereses de un reducido, probablemente muy reducido, grupo de bodegas, que se agruparían en torno a los suelos arcillocalcáreos de La Rioja Alavesa, las variedades autóctonas, con tempranillo y viura como principales identidades, un clima más o menos común, y una idea compartida en el sentido de explorar los vinos de parcela con una clasificación de viñedos y vinos: «En Burdeos, a partir de una denominación genérica, hay reconocidas 56 denominaciones específicas, 58 con dos nuevas de este mismo año, mientras que en Borgoña ni tan siquiera se puede citar el número con exactitud porque las hay incluso de parcela». «En Rioja, sin embargo -continúa el bodeguero-, existe una denominación de origen que ampara a todos por igual, que no distingue de zonas, de suelos, de viñedos ni de vinos y en la que únicamente el tiempo de crianza diferencia a unos de otros».

López de Lacalle recuerda que «las primeras conversaciones comenzaron hace más de tres años, con bodegas de esta parte y la otra del Ebro, pero, evidentemente, si lo que pretendemos es valorar el terruño, es decir, una zona específica, unas variedades de suelo, una climatología y un suelo no podemos extendernos a otros proyectos de una amplia zona geográfica, aunque es cierto que existen y defienden lo mismo».

Modelo de negocio

El bodeguero matiza que «nuestra propuesta no es ni mejor ni peor de la que ya existe, sino simplemente distinta». «Tenemos una extraordinaria diversidad en Rioja que no estamos aprovechando y que queda totalmente diluida con el modelo actual de denominación de origen; nosotros únicamente pretendemos mostrar que hay otra forma de elaborar, y comercializar, los vinos porque, que nadie piense lo contrario, lo que estamos defendiendo es un modelo de negocio diferente».

Artadi considera que la marca colectiva Rioja poco aporta en la actualidad a su bodega: «Nosotros sabemos quién compra nuestras botellas, casi personalmente; no vendemos en los supermercados, así que no veo un riesgo especialmente peligroso para nuestros negocios porque creo que podemos llevar perfectamente el mensaje a nuestros consumidores». «Insisto -continúa- en que esto no quiere decir que nuestras ideas son mejores o peores; los dos modelos son válidos». En este sentido, Juan Carlos López de Laca- lle reitera: «No me atrevería a criticar a Rioja ni mucho menos; lo ha hecho de maravilla y, de hecho, cuando yo estuve en el Consejo Regulador, a finales de los años 80, Rioja vendía 90 millones de botellas, cuando hoy llega a los 400 millones». «El asunto es que los clientes y los propios mercados son diferentes».

El bodeguero argumenta incluso sus tesis con un 'juego' ilustrativo que propone al periodista: «Si yo te pregunto cuáles son los vinos de Burdeos más conocidos internacionalmente, probablemente me respondas que Chateau Latour, Laffite, Margaux, Haut Brion..., es decir, los grand cru, pero si te preguntara cuáles son los vinos de Rioja más conocidos internacionalmente...». «Ése es el quid de la cuestión -agrega-, quien quiera ver intereses políticos que los vea, pero aquí únicamente hay una alternativa entre dos modelos de negocio totalmente diferentes».

El nombre

López de Lacalle asegura que aún no está decidido el nombre con que se intentarán reconocer como nueva denominación de origen. Lo cierto es que no será fácil porque Rioja es propiedad intelectual del Consejo Regulador y protege no sólo la marca colectiva, sino también los municipios que están adscritos a la Denominación de Origen, entre ellos Laguardia: «Es un asunto que todavía no está resuelto; está claro que necesitamos un paraguas que nos proteja de forma colectiva y, probablemente, tendría que ser otro nombre diferente a Rioja porque precisamente lo que defendemos es la diferenciación», explica.

Lo que sí tiene claro es que serán exclusivamente bodegas alavesas: «En Rioja son tres las comunidades autónomas, y me parece bien, pero implica importantes trabas administrativas y no estamos hablando de una 'denominación Rioja' en pequeño, sino de un vino de Laguardia y su entorno y alavés», concluye el bodeguero.