lomejordelvinoderioja

Los nueve excelentes

Hotel Calle Mayor. Un proyecto para demostrar que el tamaño, en la web, importa menos. Una web con todo lo que tiene que tener, empaquetada en un diseño delicioso y que transmite la impresión de un mantenimiento (y un hotel) cuidadoso de los detalles. ::
Hotel Calle Mayor. Un proyecto para demostrar que el tamaño, en la web, importa menos. Una web con todo lo que tiene que tener, empaquetada en un diseño delicioso y que transmite la impresión de un mantenimiento (y un hotel) cuidadoso de los detalles. ::
  • Franco Españolas alberga la entrega de los Premios Web 2014

Ya son dieciséis. Los Premios Web Riojanos llegan este año a su decimosexta edición, marcando con su trayectoria el nacimiento y la evolución de internet en La Rioja. Los premios se mueven y evolucionan también. Las categorías han ido cambiando y este año los premios se potencian incluyéndose en el programa de la nueva ImaginextRioja.

Como ha sido norma en las anteriores ediciones del proyecto, una fase de nominación popular de los candidatos ha dado paso a la deliberación de un jurado de expertos, en quien ha recaído la labor más dura de los premios: elegir de entre lo mucho bueno, lo mejor. Así hemos llegado a los nueve nominados, tres por categoría.

No son nueve proyectos cualesquiera. Son muy distintos, desde el esfuerzo de pequeñas empresas al de instituciones de miles de clientes, tanto públicas como privadas. Estrenamos este año una categoría que llevaba rondando por los premios durante las últimas ediciones, y que intenta reconocer a un sector , el del vino, que se ha volcado como pocos en el universo digital.

Los nueve finalistas merecen el premio, pero siempre hay que elegir. El veredicto se dará a conocer esta tarde en Franco Españolas. Éstos son los aspirantes.

Mejor Proyecto Digital Riojano. Si toda criba es complicada, la de esta categoría es extremadamente dura. Fuera se quedan hasta el último momento muchos proyectos que hubieran merecido estar aquí tanto como los elegidos. Que por eso mismo tienen también más mérito. Los proyectos son realmente variados. El Hotel Calle Mayor es una pequeña empresa logroñesa cuya presencia web sólo se puede calificar de exquisita. Si la web de un hotel debe animar a visitarlo, la del Calle Mayor es una presencia digital exquisitamente bien diseñada. En el extremo contrario está la UNIR: una universidad por internet debe tener una presencia digital a prueba de bombas y extremadamente bien estructurada. Eso es la web de la UNIR: una apabullante colección de recursos que mantiene unida a una comunidad de 20.000 alumnos. Ahí es nada. El tercer nominado ha aparecido varias veces en las listas de los premios web: Arnedo lleva años con un proyecto digital de muchas vertientes, demostrando que un Ayuntamiento de tamaño medio puede también hacer cosas muy interesantes.

Mejor proyecto móvil. No hay proyecto digital sin movilidad. Es difícil separar una realidad de otra, pero el jurado ha hecho un esfuerzo por distinguir esas ideas cuya plasmación móvil tiene una importancia especial y propia. Es el caso evidente de Rioja Salud, nominada por un intento realmente arriesgado: llevar algo tan complejo como la gestión sanitaria a las pantallas del móvil de los ciudadanos. En el ámbito de la movilidad también está, evidentemente, Red Karaoke, un proyecto lúdico nacido en La Rioja que figura en cientos de miles de pantallas en todo el mundo. Un tamaño más modesto por intención y especialización tiene Metadeporte, publicación sobre gestión deportiva especialmente pensada para el soporte móvil.

Mejor proyecto relacionado con el vino. El vino, como queda dicho, ha ido ganándose una categoría propia en los Premios Web a lo largo de los años. Los tres nominados enseñan por qué. Uno de ellos es un actor establecido, el Museo Vivanco, pero su propuesta (que agradece una navegación profunda) merece la pena. Los otros dos nominados son dos proyectos recién llegados muy llamativos: VisualWine y RiojaBox comparten una filosofía común muy singular abrir un nuevo canal e distribución completamente aparte del tradicional, con conceptos que nada tienen que ver con lo ya conocido: un 'vino dedicado' y un 'beauty-wine box'.