lomejordelvinoderioja

China, naranjas, vino...

Estudiantes chinos en una cata de Burdeos.
Estudiantes chinos en una cata de Burdeos. / A. REMESAL
  • Los efectos de la globalización en el sector vitivinícola

«Naranjas de la China». Se utiliza esta expresión para expresar incredulidad, extrañeza…: «¿A mí me vas a hacer creer eso? ¡Naranjas de la China! ¡Con las naranjas que tenemos aquí me vas a venir tú con naranjas de la China!». Un dicho cada vez más en desuso porque de China puede venir cualquier cosa, hasta el punto de que lo que no se encuentra en un ‘chino’ (referido al bazar) es que no existe.

Estamos acostumbrados a ver todo tipo de productos fabricados en China: bisutería, juguetes, telefonía, ordenadores, menaje, vestido, …espárragos y hasta setas. Ayer vi en un supermercado (de capital francés para más señas) que vendían setas etiquetadas como ‘boletus’. Afortunadamente algo de setas sé: el tarro era de cristal y a través de él pude ver, antes de echarlo a la cesta que aquello poco tenía que ver con los hongos que yo suelo coger en los Cameros o en mi tierra, allá en la Sierra de la Culebra. Eso sí, en lugar de indignarme y quejarme formalmente, me salió una sonrisa y me fui tan campante.

Así las cosas, no nos extrañaría encontrar en una frutería valenciana naranjas chinas; como tampoco lo haríamos si un día de estos, y entramos ya a hablar de vino, viéramos plantada viña en Santo Domingo de la Calzada (La Rioja), Zambrana (Álava) o Meano (Navarra), por nombrar tres localidades limítrofes con la DOC Rioja. Y, tal como nos vienen dadas, ninguna sorpresa sería ver distintas referencias de vinos producidos en la región de Rioja sin el sello de la Denominación.

Vino China

¿Saben lo que hubiéramos contestado hace 20 años si alguien nos dice que el primer productor de vino del mundo es China? Pues eso: «naranjas de la China», aunque dos décadas después va camino de ello. Hoy acompañan sus rollitos de primavera o su arroz tres delicias, en lugar de con un cuenco de Xiao Qing, con una copa de pinot noir, cabernet sauvignon, merlot… o tempranillo. Ya en el 2013 China superó a Francia convirtiéndose en el principal consumidor de vino tinto del mundo. ¡Toma ya¡ De aquí el interés de todas las zonas productoras del mundo en entrar en China: son cerca de 1.400 millones de clientes potenciales con un interés creciente en todo lo que viene de occidente. Multinacionales como Pernod Ricard (Campo Viejo o Ysios) ya están instaladas en China.

Hasta aquí bien, pero ¿qué va a pasar si a los chinos se le ocurre inundar el mundo con su vino? Si en alguna parte del mundo se pueda imitar un producto y reproducirlo de la forma más barata es en China.

Están por una parte las falsificaciones. Los contenciosos con bodegas europeas, algunas muy afamadas, son cada vez más frecuentes. Algunas son burdas falsificaciones y lo que hacen es utilizar marcas con nombres, colores y otras imágenes corporativas, que se parecen al original, que escritos con tipografía europea, y en su mercado pueden dar perfectamente el pego. En otros casos utilizan botellas similares a las de la marca que copian, falsifican la etiqueta, y convierten un vino correctísimo de 20 €, en un, por ejemplo Château Lafite, que venden en un restaurante a más de mil euros. Y es que hay que tener ‘morro fino’ para darse cuenta del engaño.

Por otra parte está el potencial productivo. China es muy grande, casi 20 veces España. Terrenos, climas y condiciones que permitan la producción de uvas de calidad seguro que los hay. El material vegetal, variedades clones y portainjertos, es el mismo que utilizamos aquí y la tecnología de campo y bodega también. Respecto a conocimientos, ya nos encargamos nosotros de enseñarles. Incluso en la Universidad de La Rioja hay estudiantes chinos matriculados en Enología. También contratan a profesionales europeos que les ponen rápidamente al día. China es, según datos de la OIV, el segundo país del mundo con mayor superficie de viñedo del mundo. Ya saben cuál es el primero: Sí, España. ¡Buen competidor nos ha salido!

Vino de naranjas

Si los orientales copian y producen barato, los europeos somos más creativos. Y sino estén atentos a lo que se les ha ocurrido a una empresa familiar de Sagunto, una de las zonas citrícolas de más tradición. Hacen vino de lo que allí abunda: la naranja. Cuando la fruta adquiere la madurez perfecta, con el nivel de azúcares óptimo se recolecta manualmente. El zumo se fermenta a bajas temperaturas de forma natural transformándose los azucares en alcohol.

Hasta aquí nadie se daría cuenta, por la similitud del proceso, de que no estamos hablando de vino de uva. Posteriormente, el ‘vino’ se pone a macerar con la corteza de la naranja. Una vez alcanza los aromas en nariz y boca buscados, solo falta filtrar y embotellar. El ‘vino’ ya ha conseguido algún premio en certámenes con los que competía con vinos elaborados con el fruto de la vid, el único producto con el que hasta ahora pensábamos se hacia el vino. Apuntan los que lo han probado que está muy rico y es muy refrescante.

Dirán ustedes: ¡pero eso no es vino¡ Probablemente no, pero según reza su eslogan: «Es pasión, es disfrutar, es compartir, ... es un aperitivo único, como tú». ¿Qué más quieren?

Naranjas de la China, vino de la China, vino de naranjas, ¿qué nos va a tocar ver? La evolución es tan rápida que nos hemos acostumbrado a todo: ya nada nos sorprende. Y, como si el futuro estuviera ya escrito, aceptamos lo que venga como irremediable. Es por eso que hoy les incito a que abran los ojos, a que se asombren. Dijo Aristóteles que «del asombro nace el pensamiento» y, a partir de ahí, el espíritu crítico y la acción.

Por mi parte salgo ahora mismo de camino hacia la Oficina de Consumo para hacer una reclamación contra ese supermercado que vende no sé que setas chinas por boletus. De paso compraré una botella de vino de naranjas. ¿Quién sabe?, igual me aficiono.