lomejordelvinoderioja

El futuro será blanco

Carlos Echapresto tiene muy claro que el futuro de la Denominación de Origen Calificada Rioja pasa por los vinos blancos: «El futuro lo veo blanco», asegura el sumiller. Y he aquí sus razones: «Hay una gran oportunidad en los vinos blancos. En primer lugar tenemos que valorarlos en su justa medida. De hecho, en cuanto nos demos cuenta de que un vino blanco puede valer dinero, tanto como un tinto, entonces comenzaremos a entender un poco más Rioja. Monovarietales de garnachas, jugando con otras variedades y otras fórmulas de elaboración ofrecen grandes respuestas de cara al futuro». Y hay más, ya que según Carlos, los vinos blancos de Rioja maridan mucho mejor que los tintos con nuestra gastronomía. Tradicionalmente teníamos una cocina muy basada en la legumbre, el cocido y el guiso, que se armonizan con el vino tinto. Hoy en día, la cocina es mucho más ligera, hay más verdura, presumimos de contar con una gran huerta y la tenemos durante todo el año. Está claro que esos alimentos maridan mucho mejor con el vino blanco», explica. Carlos Echapresto, además, está muy enamorado de este tipo de vinos: «La mayor parte conoce a Rioja y la identifica por sus vinos tintos, pero la historia de los grandes vinos de Rioja sería incomprensible sin sus grandes blancos, majestuosos vinos históricos maravillosos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate