Barón de Ley estrena bodega

Barón de Ley estrena bodega
Sonia Tercero

Ha invertido más de 15 millones de euros con la «única finalidad de mejorar la calidad de sus vinos»

LA RIOJALogroño

Barón de Ley está de estreno, la nueva ampliación de la bodega situada en Mendavia ha visto la luz este jueves.

Con una capacidad para elaborar dos millones y medio de kilos en una sola vuelta, una sala con capacidad para alojar hasta 30.000 barricas y un presupuesto de más de 15 millones de euros, Barón de Ley invierte «una vez más con la única finalidad de mejorar la calidad de sus vinos y la respuesta a los mercados nacional e internacional», explica en una nota de prensa.

Esta ampliación coincide con la incorporación de Pablo Tascón como nuevo director técnico de Barón de Ley. Licenciado en Biología y Enología, ha desarrollado su labor profesional en diversas zonas vinícolas comenzando en su tierra natal, León, colaborando con Rafael Palacios en Valdeorras y últimamente en los proyectos riojanos de Nivarius y Proelio.

Potenciar la calidad

Barón de Ley ya ha tenido dos ampliaciones anteriores «derivadas de la mejora continua», indican en dicha nota. La última fue en el año 1997 y así es como se ha mantenido hasta ahora. Pero será a partir de ahora cuando la bodega tendrá su mayor cambio.

«Han sido dos años de intenso trabajo en los que se ha avanzado en la obra, sin dejar de trabajar en las tareas de elaboración en la bodega, lo que ha supuesto un gran reto y a la vez una oportunidad para el equipo enológico, ya que han podido aportar su visión y necesidades de elaboración y modernización del proceso productivo, al diseño de la nueva bodega», detallan.

Ahora se ha inaugurado «una de las bodegas mejor dotadas tecnológicamente en la zona y con mayor sensibilidad hacia la diversidad en la elaboración de variedades autóctonas».

«Ahora es una de las bodegas mejor dotadas tecnológicamente en la zona y con mayor sensibilidad hacia la diversidad en la elaboración de variedades autóctonas»

Sobre la ampliación

La ampliación contempla la creación de una nueva sala con capacidad para albergar hasta 30.000 barricas, lo que «asegura a la bodega la capacidad de crecimiento manteniendo la calidad y regularidad de los vinos».

Para la elaboración de blancos y rosados, categorías que la bodega considera «cada vez más importantes para Barón de Ley», se ha construido una nueva nave en la que se ha recuperado la técnica ancestral de elaboración con depósitos de cemento. En este caso pequeños depósitos de 9.000 litros perfectos para pequeñas elaboraciones.

Sonia Tercero

En lo referente a la elaboración de vinos tintos, también se ha recuperado la técnica de depósitos de cemento para crianzas largas. Y por último, se ha culminado un proyecto de I+D+I para la identificación de levaduras autóctonas, así como se «ha dotado a la bodega de la tecnología necesaria para su producción, con el objetivo de dotar de una mayor identidad y singularidad a sus vinos».

Tecnología, 5 millones de botellas y 50 países

Barón de Ley se convertirá así en «una de las bodegas mejor dotadas tecnológicamente de Rioja, potenciando su filosofía de elaboración basada en el cuidado del viñedo como fuente principal de calidad y dotando a su equipo enológico de las herramientas necesarias para que puedan plasmar toda su inquietud y creatividad», apuntan..

Con este estreno, la bodega tendrá una capacidad para envejecer más de 5 millones de botellas que podrán «dar cobertura a los más de 50 países que consumen los vinos de Barón de Ley; una apuesta de calidad y de futuro».

La bodega

Barón de Ley es una bodega concebida y fundada en 1985 por un reducido grupo de profesionales de reconocido prestigio en Rioja, que deciden crear un proyecto por aquel entonces único en la Denominación de Origen Calificada Rioja; una bodega inspirada a imagen y semejanza de los «châteaux» de Médoc.

Construida al lado del Monasterio Benedictino, y «cuidado hasta el más mínimo detalle, fue diseñada para la elaboración de reservas y grandes reservas incorporando las tecnologías más avanzadas. Así, modernidad y tradición han convivido aportando lo mejor de sí mismos», describen.

El viñedo

Cuando se adquirió la Finca de Imas ya se comprobó que era un lugar privilegiado para el cultivo de la viña por sus condiciones climáticas y las características de sus suelos y se plantaron 90 hectáreas de tempranillo, graciano y maturana, sumándose a las 10 hectáreas que la Finca tenía en propiedad. La garnacha blanca y tinta, la viura, la malvasía son otras de las variedades que la bodega «trabaja con inquietud».

Fruto de la importancia que desde la bodega han dado siempre a la viña, se han ido «adquiriendo viñedos a lo largo de estos últimos años y, hoy en día, se cuenta con más de 600 hectáreas de viñedo propio». Aseguran, que este viñed les nutre «para poder elaborar no sólo la gama convencional de reservas y grandes reservas sino los nuevos vinos de Barón de Ley, entre los que se encuentran los nuevos blancos como el Reserva Tres Viñas o el Blanco Semidulce y la gama de Varietales».

La bodega apuesta por «la diversidad riojana desde la tierra, desde distintos parajes y elaboraciones, sin más ayuda que la que te da la propia naturaleza y con una finalidad, mantener la autenticidad de los vinos de Barón de Ley».