Borrar
El ministro Luis Planas, con el presidente del Consejo Regulador, Fernando Salamero; la presidenta del Gobierno riojano, Concha Andreu; el delegado del Gobierno, José Ignacio Pérez; y viticultores y bodegueros propietarios de los primeros 84 viñedos singulares de Rioja Sonia Tercero
Veinte nuevos viñedos aspiran a ser reconocidos como singulares en el 2020

Veinte nuevos viñedos aspiran a ser reconocidos como singulares en el 2020

El ministro respalda a los productores de las primeras 84 parcelas ya catalogadas

Alberto Gil

Logroño

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Viernes, 11 de octubre 2019, 19:27

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Luis Planas, ministro de Agricultura en funciones, quiso expresar ayer su apoyo a la nueva categoría de Rioja, vinos de viñedo singular, con la entrega personalizada de la documentación que acredita tal condición a los primeros 84 viñedos de la denominación de origen. El proceso, histórico en la DOCa, no es sencillo -se inició en el año 2017- y la solicitud debe acompañarse de un estudio técnico acreditativo de la singularidad presumida al viñedo aspirante, que luego debe convalidar el Ministerio con su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE). De momento, hay 155 hectáreas reconocidas (de esos 84 viñedos), aunque, hasta hoy, únicamente hay ocho vinos de viñedo singular que han pasado por una segunda cata con calificación excelente antes de salir al mercado -requisito exclusivo para este tipo de vinos-.

El presidente del Consejo Regulador, Fernando Salamero, anunció que a las 84 parcelas se sumarán en el 2020 otras 20 nuevas que han comenzado ya los trámites para su reconocimiento y que, con ellas, se alcanzarán las 200 hectáreas de viñedo singular: «Estamos definiendo una senda que otras denominaciones de origen se animarán a seguir; es la respuesta de la Denominación de Origen Calificada Rioja a las inquietudes de prescriptores y de consumidores», afirmó Salamero. El presidente del Consejo aseguró que «si Rioja puede presumir de algo es de valiente y de pionera, como lo fue en el año 1925 al constituir la primera denominación de origen del país, en 1991 al ser la primera Calificada y ahora en 2017 con la aprobación de los vinos de viñedo singular».

Calidad y autenticidad

Por su parte, Luis Planas dejó claro su apoyo a la iniciativa del Consejo Regulador en favor de este tipo de vinos vinculados a orígenes concretos como «una apuesta por la calidad y por la autenticidad». «Son viñedos que apenas suman 155 hectáreas, de las más de 65.000 que hay en Rioja, es decir, viñas que dan como resultado vinos con peculiaridades únicas y que responden a las nuevas demandas de los consumidores que quieren conocer con precisión el lugar de origen de la uva y la singularidad de su proceso de elaboración». «El reconocimiento de estos 84 viñedos singulares -agregó- demuestra la buena dirección de Rioja».

El ministro de Agricultura entregó, uno a uno, los diplomas acreditativos de los viñedos singulares, en un acto que concluyó con una foto de familia en la puerta del Consejo Regulador.

Una categoría llamada a ser punta de lanza de Rioja

Cada vino de viñedo singular lleva su propia contraetiqueta distintiva del resto. Aunque hay 84 viñedos ya reconocidos, hasta hoy sólo ocho vinos han pasado el examen, con nota 'excelente', del comité de cata externo que, de forma exclusiva, se exige a estos vinos respecto al resto. Irán saliendo nuevos al mercado progresivamente según las bodegas soliciten la cata. Un viñedo singular supone en la práctica una microdenominación de origen, con características de producción y elaboración que atienden a la singularidad y especificidad de determinados viñedos.

Producir uvas y elaborar vino para viñedo singular aporta unas garantías de calidad notablemente superiores a las del conjunto de Rioja. Igualmente, los costes de producción son también notablemente más caros: comenzando por los rendimientos de producción y elaboración, mucho más bajos, y siguiendo por una garantía de vendimia manual y por una doble calificación de los vinos ya elaborados: la inicial y la final al salir al mercado. En ambos casos debe ser excelente.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios