La nueva norma reguladora de suelo no urbanizable incluye el paisaje vitícola

La nueva norma reguladora de suelo no urbanizable incluye el paisaje vitícola
Enrique Del Río

Unos 80 municipios han confirmado su interés en adherirse a este nuevo órgano de adscripción voluntaria, según ha explicado Cuevas

LA RIOJA Logroño

El Gobierno de La Rioja ha aprobado la nueva norma para regular el suelo no urbanizable en la comunidad, entre cuyas principales novedades está la incorporación de espacios agrarios de interés, entre los que se incluyen el paisaje del viñedo, huertas tradicionales y áreas esteparias.

Así lo ha anunciado este miércoles en una rueda informativa de la que informa el consejero en funciones de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas, en la que ha indicado que otra de las novedades de esta directriz es que los ayuntamientos podrán instar a la modificación de la delimitación previo informe de la LOTUR.

Cuevas ha explicado que esta directriz, cuyo decreto se publica este miércoles en el Boletín Oficial de La Rioja (BOR), constituye «el principal compromiso del Gobierno de La Rioja en el ámbito del urbanismo en esta legislatura».

El objetivo, ha dicho, es ofrecer «una respuesta eficaz a las demandas de los riojanos, al proteger los valores del territorio y adaptarse a las necesidades sociales actuales».

La normativa identifica aquellas zonas que, por su idoneidad actual o potencial para la explotación forestal, agrícola o ganadera, o que por su riqueza paisajística, ecológica o cultural, deban ser objeto de especial protección.

La directriz, que entrará en vigor a los 20 días de la publicación del decreto en el BOR, reemplazará al Plan Especial de Protección del Medio Ambiente de La Rioja (PEPMAN), vigente desde 1988.

Cuevas ha explicado también que esta directriz responde a «la necesidad de actualizar la normativa y adaptarla a las necesidades y usos de la sociedad riojana».

Ha destacado el intenso proceso de diálogo y participación con municipios, administraciones públicas, colectivos y asociaciones y «hemos logrado un amplio consenso para que a norma pueda perdurar en el tiempo».

La directriz afecta al 56% del territorio de la comunidad autónoma, cuya superficie es de 5.045 kilómetros cuadrados y establece ocho espacios de ordenación, además de los espacios agrarios de interés mencionados.

Estos espacios son:

1. Sierras de interés singular.

2. Riberas de interés ecológico o ambiental.

3. Áreas de vegetación singular.

4. Parajes geomorfológicos.

5. Entorno de los embales.

6. Zonas húmedas.

7. Protección de cumbres.

También incorpora los espacios naturales de La Rioja (Parque Natural Sierra de Cebollera, Reserva Natural de los Sotos de Alfaro, Lagunas de Urbión, Laguna de Hervías y Red Natura 2000) y establece 136 áreas de ordenación dentro de los espacios de ordenación.

De manera paralela a la tramitación de la directriz, se ha avanzado en la constitución de la Agencia de la Protección de la Legalidad Urbanística para que los municipios interesados puedan delegar las competencias en el ámbito de la protección de la legalidad urbanística, régimen sancionador e inspección urbanística.

De esta forma, se ha aprobado la Ley 3/2019, de 18 de marzo, por la que se modifica la Ley 5/2006, de 2 de mayo, de Ordenación del Territorio y Urbanismo de La Rioja (LOTUR).

Este nuevo organismo será de naturaleza consorciada y contará con la participación de la Comunidad Autónoma y los municipios interesados para avanzar en las cuestiones relacionadas con la actividad preventiva en el ámbito del urbanismo.

Asimismo pretende garantizar el cumplimiento de las normas urbanísticas, en especial, en cuestiones relacionadas con la protección, conservación y recuperación del medio natural.

La medida responde a la demanda de los ayuntamientos, en especial de los más pequeños, que carecen de los recursos técnicos y humanos suficientes para cumplir con sus obligaciones en el ámbito de la disciplina urbanística.

Cuevas ha precisado que unos 80 municipios han confirmado su interés en adherirse a este nuevo órgano de adscripción voluntaria.