Nuevo proyecto enoturístico

Palacio de Samaniego, que data del siglo XVIII. :: e.C./
Palacio de Samaniego, que data del siglo XVIII. :: e.C.

Los Rothschild invertirán 4,5 millones en el Palacio de Samaniego y podrían reabrir como hotel de lujo

JUAN CARLOS BERDONCES

Los Rothschild ya preparan el proyecto para rehabilitar el Palacio de Samaniego, del siglo XVIII y que en la localidad riojanoalavesa es conocido como la 'casa del cura'. La inversión inicialmente prevista es, de acuerdo a la solicitud de licencia que ya han formalizado, de 4,5 millones de euros para reformar este palacete de aspecto señorial y que tiene una fachada de sillería de piedra que exhibe el escudo de armas de sus fundadores.

Por la gran concha que luce se cree que se construyó para dar cobijo a los peregrinos que realizaban el Camino de Santiago. Los Rothschild se hicieron con el inmueble mediante el abono de 806.000 euros en la puja convocada al efecto por la Diputación alavesa en el año 2017, a lo que hay que sumar la importante inversión en la rehabilitación del edificio histórico.

La compra
En subasta pública de la Diputación alavesa, por 806.000 euros.
La rehabilitación
El proyecto de la familia Rothschild alcanza los 4,5 millones de euros.
Los usos
Inicialmente concebido para uso privado, ahora parece cobrar cuerpo la idea de abrir un hotel de lujo, con una referencia gastronómica además.

En este sentido, la familia Rothschild tiene en mente un proyecto de alojamiento «de nivel alto» en este edificio catalogado como Monumento de Valor Histórico por la Diputación, por lo que no puede ser modificado en su estructura principal. En un principio, la idea de los actuales propietarios era acondicionar el edificio como residencia para uso propio y para atender sus compromisos empresariales, pero la opción de convertirlo en un hotel de al menos cuatro estrellas con un restaurante de alto nivel puede ser finalmente la elegida.

Primero, la bodega

De momento, lo que está claro es que la familia Rothschild asumirá la reforma que necesitaba el palacete, cuyo elevado coste motivó a la Diputación a sacarlo a subasta. Será la segunda gran inversión del grupo financiero en la localidad de Samaniego, después de la construcción de la bodega impulsada junto a Vega Sicilia a los pies del puerto de La Herrera. En este sentido, las familias Álvarez (Vega Sicilia) y Rothschild invirtieron 22 millones de euros en la bodega donde elaboran los vinos Macán, que inauguraron en junio del 2017. La bodega, que estuvo comprando discretamente durante casi una década viñedos en la Sonsierra con San Vicente como epicentro -de ahí el nombre elegido para sus vinos-, es propietaria de unas 130 hectáreas de viñedo.