Ontañón brinda con Ganímedes en su nueva filosofía de 'culto al vino'

Ontañón brinda  con Ganímedes en  su nueva filosofía  de 'culto al vino'

La firma bodeguera ha generado distintos espacios y experiencias en las visitas turísticas a sus instalaciones

LA RIOJA

LOGROÑO. Bodegas Ontañón ofrece al visitante su 'Viaje iniciático al vino', una experiencia esclarecedora y divertida con la que disfrutar aún más de esta bebida mágica. Bodegas Ontañón, precursora del enoturismo en el ámbito del Rioja, ha decidido dar un giro a su oferta de visitas, recuperando de manera divertida, las dosis de espiritualidad que son innatas al mundo del vino.

La iconografía de dioses y héroes del vino de la cultura clásica que se encuentra en la bodega, sirve de punto de partida para la redefinición de espacios, la nueva fragmentación de públicos y el diseño de los distintos tipos de experiencias que a partir de ahora ofrece la bodega. Como muestra, la figura de Ganímedes, el copero de los dioses y primer sumiller de la historia, que recibe desde la fachada del Templo de Ontañón.

El visitante podrá acceder al Templo del Vino por la nueva recepción, desde donde le dirigirán a los distintos espacios en función de las experiencias que vaya a disfrutar: las salas de depósitos, barricas (donde el vino descansa vigilado por su dios, Dioniso) y botellero; el altar o el Wine Bar, La Sacristía, donde tal y como los monjes guardaban sus herramientas para el culto, Ontañón conserva los elementos para realizar el sagrado ritual de la cata.

Para saber apreciar la bebida sagrada que se honra en este Templo del Vino, se ofrece un viaje muy especial y una exclusiva cata de cinco vinos, cinco ritos, Folos el centauro, el Consejo de sabios y el origen de Ontañón.

 

Fotos

Vídeos