Del Najerilla hasta Lapuebla: principal foco del pedrisco

Los viticultores de Baños, Arenzana, Alesón, Tricio, Sotés, Fuenmayor, Cenicero y Lapuebla evalúan in situ los destrozos causados por el granizo

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

Viticultores, bodegas y organizaciones agrarios intentan evaluar los daños de la tormenta de ayer a media tarde que ha dejado algunas imágenes impactantes, con importantes daños en viñedos, aunque todavía es pronto para poder hacer evaluaciones reales.

La lluvia fue generalizada en el conjunto de la región, aunque la piedra parece focalizarse en el entorno del Najerilla, en el alto de San Antón y Sotés, Cenicero, parcialmente Fuenmayor y Lapuebla de Labarca en Rioja Alavesa. Es decir, la tormenta describe un corredor bastante claro, con la formación en los montes del Najerilla y su llegada a la zona de viñedo por Baños de Río Tobía, donde llegaron a medirse más de 30 litros por metro cuadrado en apenas cinco minutos, causando incluso problemas de inundaciones.

En Badarán las precipitaciones rondaron los diez litros en un cuarto de hora, aunque las nubes no descargaron apenas piedra, cosa que sí sucedió en Baños, en poblaciones como Arenzana de Arriba y Arenzana de Abajo, Tricio, parcialmente Nájera, Alesón, Sotés, Fuenmayor, Cenicero y Lapuebla.

Además de los 30 litros de Baños de Río Tobía, las estaciones meteorológicas de la Consejería de Agricultura y del SOS Rioja midieron 25,6 litros en Agoncillo (sólo 7 en Logroño, sin embargo), 27 litros en Igea y 21 en Santa Engracia de Jubera. En San Vicente, en la Sonsierra, cayeron 7,9 litros de agua, aunque viticultores de la zona confirman que no hubo daños por pedrisco. También se midieron 6 litros en Uruñuela-Torremontalbo y casi 15 en Arenzana de Abajo.

También otro tipo de cultivos se han visto afectados. Como ejemplo, esta huerta de Baños de Río Tobía en la que la piedra ha agujereado los pimientos.

O estos pimientos, recolectados tras la granizada en Tricio.