El precedente del 2008 fracasó tras 'manipularse' las cifras de ventas

El precedente del 2008 fracasó tras 'manipularse' las cifras de ventas

Sancha considera que, para evitar riesgos, el desbloqueo de la reserva debería ligarse a la ratio pero también a los precios de la uva

A. GIL LOGROÑO.

No es la primera vez que Rioja se plantea constituir una reserva de vino. El precedente hay que buscarlo en el año 2007 cuando el sector, dentro de un plan a cuatro años para acabar con los excedentes y el negocio paralelo de vino de mesa, acordó poner en marcha en dicha vendimia una reserva de regulación con hasta un 10% de la producción adicional de vino de la campaña (unos 30 millones de litros). Para su desbloqueo, se estableció que si la ratio (relación entre existencias y salidas) bajaba de tres entraría al circuito amparado la mitad del stock; de forma íntegra, si la ratio bajaba de 2,85, aunque si continuaba por encima de tres, debería destinarse el vino de forma obligatoria a la destilación.

La fecha para determinar el destino de la reserva se marcó para septiembre del año siguiente a la vendimia -ahora se están barajando tres o más años- y lo que se produjo fue una 'manipulación de las ventas' en vísperas con el fin de que la ratio bajase de tres temporalmente y se calificase como Rioja la mitad de la reserva, tal y como puede leerse en las páginas adjuntas de Diario LA RIOJA.

De hecho, tras una sorprendente subida del 10% de las ventas en septiembre, éstas se desplomaron en octubre debido a que grandes operadores habían pedido contraetiquetas al Consejo para la supuesta comercialización urgente de botellas y que luego se hizo realmente a lo largo de varios meses.

Juan Carlos Sancha, presidente actual de la Comisión de Plan Estratégico y vocal de Bodegas Familiares, recuerda aquella experiencia como un «primer intento fallido», aunque está convencido de que en esta ocasión, por el precedente de la helada y la sobreproducción del 2016, la mentalidad es diferente: «Creo que todo el mundo entiende que la herramienta puede ser positiva, pero está claro que no todo puede estar ligado a la ratio».

«Personalmente -continúa-, creo que el precio de la uva generalista de Rioja puede rondar el euro por kilo y que, ni por debajo de 0,8 euros ni por encima de 1,2, es bueno para el funcionamiento de la DOC, por lo que en mi asociación somos partidarios también de fijar una horquilla de máximos y mínimos de precios antes del desbloqueo colectivo del 'stock'».

 

Fotos

Vídeos