«Nuestro reto ahora es conseguir acuerdos en Europa y EEUU»

E.E.LOGROÑO.

En la presentación de la web 'Cultura de Vino', el pasado jueves en la Biblioteca Nacional de España, Santiago Vivanco dedicó el proyecto a su padre, Pedro Vivanco. «Va por él, que es el que nos sigue inspirando y al que dedicamos todo lo que hacemos».

-No es la primera vez que colaboran con la Biblioteca Nacional pero esta web es, sin duda, una gran colaboración. ¿Qué repercusión cree que tendrá para la Fundación Vivanco?

-Trabajar con grandes instituciones nos ayuda a crecer y a que nuestros proyectos tengan mayor repercusión. En este caso han sido tres años de trabajo y supone un orgullo tremendo. Por otro lado, estamos muy satisfechos porque nuestro fin fundacional es divulgar la cultura del vino, y el poder situarla como un elemento esencial dentro de la Biblioteca Nacional es un orgullo. Aquí, en La Rioja, nos resulta fácil que se reconozca esta cultura, pero no hay que olvidar el contexto europeo. Yo, por ejemplo, estuve en la Unesco intentando promover una candidatura de la cultura del vino para Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y el rechazo fue absoluto. Hay un lobby internacional muy fuerte anti alcohol y anti vino, y que en España se reconozca el vino como alimento y en la BNE se pueda presentar un canal dedicado a éste y su cultura es algo que no todos los países pueden hacer.

-'Cultura de Vino' tiene el plus de ser una web semántica, que permite una consulta trasversal.

-Sí, como la de nuestra Fundación, donde se pueden consultar las piezas del Museo Vivanco y del Centro de Documentación. Antiguamente nuestra mayor obsesión era preservar las imágenes de nuestro patrimonio para que nadie las pudiera utilizar ilegalmente, porque ya nos ha pasado que en otros países las han usado para etiquetar sus vinos. Ese riesgo siempre está, pero ahora los grandes museos del mundo están colgando todos sus fondos en la web porque, en lugar de disuadir a las visitas, tiene un efecto llamada. También es positivo por lo que tiene de compartir.

-En este caso se trata de fondos no expuestos, por tanto es también una forma de sacarlos a la luz.

-Muchos de ellos incluso estaban sin catalogar.

-¿Tiene debilidad personal por alguno de estos fondos?

-Por los grabados clásicos y concretamente por la bacanal de Andrea Mantegna, que en Vivanco también la tenemos y son piezas muy difíciles de encontrar. Me encantan los menús de restaurantes, que nosotros también coleccionamos, sobre todo los más antiguos porque nos dan muchísima información sobre qué se comía y qué vino se tomaba en cada época. La serie de minutas esta web abarca más de cien años y eso es muy rico para el investigador.

-¿Las minutas van a ser el motivo de la próxima colaboración con la Biblioteca Nacional.

-Queremos alimentar el portal con más material y el tema gastronómico interesa muchísimo, pero aún no está claro.

-Entre los muchos aliados de la Fundación Vivanco, ¿la Biblioteca Nacional figura entre los más notables?

-Para nosotros todos son importantes. Tenemos acuerdos con varias universidades, por ejemplo con la de La Rioja, donde se acaba de crear el Aula Pedro Vivanco y es importantísimo para nosotros. Del acuerdo con el Reina Sofía estamos muy orgullosos. Una colaboración vital es con el CSIC, que nos está ayudando en el proceso de datación y catalogación de todo lo que está apareciendo en el yacimiento de Tudelilla, que nosotros financiamos. Ahora nuestro reto es conseguir acuerdos internacionales, en Europa y EEUU fundamentalmente.

 

Fotos

Vídeos