Imagen del expositor riojano en la edición 2018 de Prowein . / L.R.

La Rioja aumenta su presencia en el regreso de Prowein

La feria alemana, la más importante del sector vinícola, contará con 75 referencias de bodegas de la región así como la participación individual de otras 40

LA RIOJA logroño.

La feria alemana Prowein, que se celebra en Düsseldorf del 15 al 17 de mayo después de dos años de parón pandémico, contará con una nutrida presencia riojana. Serán 40 bodegas las que dispondrán de un espacio individual dentro del pabellón agrupado de La Rioja mientras que 75 tendrán presencia a través de sus vinos en la zona común de cata.

El mercado vinícola ha sufrido a todos sus niveles los efectos de la pandemia y uno de sus síntomas más visibles era la cancelación de esas ferias que servían a las bodegas para establecer contactos comerciales, promocionar sus vinos y conocer de primera mano a otros agentes del sector. Síntoma de la vuelta a la normalidad es el retorno de ferias como Prowein, dedicada al vino y otras bebidas y celebrada tradicionalmente en marzo pero retrasada en esta edición del 15 al 17 de mayo para una mejor organización. Esto ha facilitado su asistencia a un mayor número de bodegas, como ocurrirá en el caso de La Rioja, que contará con un stand de 464 metros cuadrados, un 25% mayor que en la última edición celebrada, la de 2019.

El espacio riojano, diseñado por Global Lies, contará con 40 bodegas y 169 vinos de 75 marcas de la región dentro de una feria que tendrá más de 5.500 expositores de 60 países y de la que se espera alcanzar las cifras de 2019, que contó con 60.000 visitantes.

«El stand en Prowein permitirá al sector del vino mundial catar la diversidad vitivinícola de La Rioja, sus diferentes enfoques de viticultura y elaboración y su convivencia de estilos que la convierten en una de las grandes regiones del mundo», señaló ayer Eva Hita, consejera de Agricultura.

La participación riojana en la feria tendrá un coste de 269.039 euros, de los que más de la mitad corresponden al coste del suelo y los servicios técnicos y, algo menos, al propio stand. El Gobierno de La Rioja sufraga el 84% de los gastos, mientras que el resto corresponde a los ingresos de participación de las bodegas.