En Labastida. Telmo Rodríguez, en la propiedad familiar de La Granja de Nuestra Señora de Remelluri. / ANDREA ARAGÓN

Un Rioja en la 'Bolsa' del vino

Telmo Rodríguez vende en unos minutos por primera vez un vino español entre los 'negociants' de la Grand Place de Burdeos

Alberto Gil
ALBERTO GIL Logroño

Yjar 2017, el nuevo vino de Telmo Rodríguez de la Granja de Nuestra Señora de Remelluri, ha hecho historia nada más nacer. Por primera vez, un vino español se ha vendido en la Grand Place de Bordeaux, un mercado exclusivo en el que unos 300 negociants bordeleses distribuyen por todo el planeta las mejores referencias de los primeros crus de la zona y una muy pequeña selección de vinos del mundo (apenas 60 referencias).

La Place, algo así como la Bolsa de los grandes vinos del mundo, arrastra una historia de 700 años, cuando comerciantes holandeses y británicos crearon en el siglo XIV un complejo y sofisticado sistema de negocio que ha llegado hasta nuestros días: «El primer vino en llegar allí tenía que ser un Rioja, por la vinculación histórica de la región con Burdeos, y debía ser de un viñedo histórico como La Granja de Remelluri», explica Telmo Rodríguez.

  • DO Rioja.

  • Bodega La Granja de Nuestra Señora de Remelluri (Labastida).

  • Variedades Tempranillo, graciano, garnacha, granegro y roja.

  • PVP 110 euros.

  • Nº de botellas 7.200.

El bodeguero, formado en Burdeos y un descubridor de tesoros vitícolas ocultos por toda la geografía española, lleva trabajando desde el 2010 con el viñedo, 3,8 hectáreas de la propiedad familiar de Labastida: «Encargamos un estudio histórico a Salvador Velilla de la Granja, una propiedad medieval de los monjes jerónimos que la abandonaron en 1420 y es ahí cuando aparece el duque de Híjar, que gestiona el monasterio de Toloño, la propia Granja y otras propiedades del entorno bajo la Divisa de Nuestra Señora de los Ángeles de Toloño».

Manuel Quintano

Aquel duque de Híjar era el abuelo de Manuel Quintano, el clérigo de Labastida que tuvo el primer contacto de Rioja con Burdeos para la elaboración de vinos de calidad un siglo antes de la llegada de los franceses tras arrasar la filoxera sus viñedos. El vino, Yjar 2017, rinde homenaje a aquel primer duque que gestionó Remelluri y rememora «la histórica conexión de Burdeos con Labastida, con Rioja Alavesa, que es la cuna del vino moderno al estilo bordelés en España, y concretamente con Remelluri, reconocida en los años 70 del siglo XX como el primer chateau de Rioja», explica Rodríguez. Yjar 2017 procede de una finca en la que Telmo llevaba trabajando varios años: «Es un pequeño viñedo dentro de la propiedad, que hemos estado reacondicionando y preparando para producir un vino de clase mundial».

¿El mejor?

¿El mejor vino de Telmo Rodríguez? «No necesariamente», responde. «Es el vino icónico de Remelluri, de una propiedad histórica en la que mi familia ha trabajado mucho desde que la adquirió en los años 60 del siglo pasado y para mí también es una reivindicación de la Rioja histórica». «Quiero mucho a Rioja, y lo he demostrado desde hace muchos años, pero me gustaría una región vitícola más sofisticada, en la que se hablara de pueblos, de parcelas y de lugares, y no, como está sucediendo, en la que la estamos vaciando de contenido, mientras otras zonas como Bierzo, Priorat o Gredos están ofreciendo más».

La venta de Yjar en la Grand Place 2017 fue un éxito: las 7.200 botellas fueron colocadas en minutos a un precio de 110 euros. «No nos hemos quedado ninguna botella y los negociants las han distribuido por todo el mundo, que era nuestro objetivo». «Ahora el precio –continúa– lo pondrá el propio consumidor, pero lo que queríamos es llegar a la Grand Place con un vino de Rioja». Yjar, un secreto hasta su comercialización la semana pasada, viene avalado por muy buenas puntuaciones de los principales críticos: Jane Anson, en su revisión de los vinos de los lanzamientos de La Place de Bordeaux de septiembre le ha dado 98 puntos; Luis Gutiérrez (The Wine Advocated), 96; y James Suckling, 97 puntos.