«La tecnología es la que nos ayudará a vender»

«La tecnología es la que nos ayudará a vender»
Juan Marín

El responsable de JIG destaca la importancia de conocer mejor al cliente para ofrecer un mejor servicio

África Azcona
ÁFRICA AZCONA Logroño

La sexta edición de Imaginext ha dejado claro que las tecnologías aplicadas a la venta es más necesaria que nunca para salir adelante. «Si hay que destacar una conclusión de la jornada, es esta», afirma Ignacio Gurría, director general de JIG,

- Imaginext sigue cumpliendo ediciones... ¿Es necesario reflexionar ahora más que nunca sobre el impacto de la tecnología en el sector del vino?

- Alcanzar la sexta edición ya dice mucho de la importancia que tiene la propia tecnología. Después de todo esto que ha ocurrido, la conclusión que sacamos es lo trascendente que es la tecnología. Ya no es que haya sido importante, ha sido trascendente como hemos podido comprobar a lo largo de estos meses en los que ha respondido y acelerado procesos que nunca hubiésemos pensado resolver de forma tan rápida. La cita de Imaginext ha sido para hablar de todo esto.

- El sector del vino se tiene que reinventar como lo están haciendo a pasos acelerados otros sectores. Pero en concreto en el ámbito de la tecnología, ¿qué aspectos se pueden reforzar?

- El evento lo hemos dividido en tres apartados, tres áreas en las que están la clave de por dónde se debe avanzar. La parte de comercialización representada por el comercio electrónico; los 'Market place', que nos ayudan a saber cómo nos dirigimos al usuario final; y el enoturismo. ¿Cómo conseguimos trasladar a ese enoturista que ha venido a tu casa que sea consumidor de nuestro vino? Ahí hay un reto importante que tiene que ver con la gestión de nuestro vino. También es importante la gestión de esa información, la gestión del dato... Y, por último, también es importante la parte de producción y elaboración: la tecnología ayuda a agilizar procesos y a ser más óptimos. En esos tres bloques se resume cómo se puede revolucionar o transformar nuestro modelo de negocio en el ámbito del vino.

- ¿Cuál es la importancia de la gestión de datos?

- Cuando hablamos de comercialización, el dato es el cliente. Cuanta más información se tiene del cliente, mejor me puedo dirigir a él. Y yo creo que ahí está el gran reto. La tecnología nos ayuda a gestionar ese dato. Si se me pregunta si hay información sobre incremento de ventas o si el cliente se ha movido de un lugar a otro en estos meses, evidentemente sí ha habido un cambio de tendencia y un incremento de la venta 'on line', que va a seguir existiendo. Ya era una realidad antes de la crisis, lo que ha habido es una aceleración. La clave está en entender que en el mundo del vino se puede vender por cualquier canal, no por este o aquel, existen múltiples canales y ahí es donde hay que trabajar.

«El sentir del sector es de esperanza contenida ante la crisis sanitaria#que vivimos»

«La clave está en entender que en el mundo del vino se puede vender por múltiples canales»

«Ahora se valora mucho que la bodega te sirva el vino en casa en unas horas»

- El COVID-19 es uno de los asuntos abordados en la jornada. ¿De qué manera está afectando al sector tradicional del vino?

- Están las bodegas que generan su propia venta a través de su propio portal, pero existen otros portales generalistas como Amazon, Alibaba..., especializados en el ámbito del vino, con los que hay que saber relacionarse. Una botella, con unas características y un precio, puede ser servida en cualquier canal..., ahí es donde está el verdadero reto del mundo del vino.

- ¿La crisis sanitaria ha saturado la venta 'on line'?

- Saturada no me atrevería a decir tanto. Es verdad que los sistemas logísticos tienen un límite y el reto que tiene también el mundo del vino es gestionar la logística del vino y no es sencilla. No hablaría de saturación, sí de una situación extrema que se vivió, pero que se resolvió de forma bastante óptima en pleno estado de alarma.

- ¿Cuál es el perfil del nuevo consumidor?

- Del joven/adulto que llamamos, de ahí para arriba, que es el potencial consumidor de vino, no ha cambiado mucho. Lo que ha cambiado es el comportamiento del consumidor. Antes aceptaba comprar el vino en vinotecas, en restaurantes, en un lineal de supermercados..., pero al verse en esta situación lo que hizo fue ir al origen, ir a las bodegas y tratar de comprar ese vino y levárselo a casa. Ahora se valora mucho que la bodega te lo sirva y tenerlo en pocas horas en casa. Ha cambiado más el comportamiento que el perfil.

- ¿Cuáles han sido las principales conclusiones de la jornada?

- La principal conclusión es la importancia de gestionar bien el dato y la información. Se ha puesto de relieve el interés de ver al cliente en el centro y la gestión de todos sus datos, pues cuanto mejor se le conozca, mejor servicio se le puede dar. Intentar no sólo conocer su nombre y su correo, sino también sus gustos, su sexo, edad, procedencia. Estamos hablando de un turismo que tiene que ver mucho con la experiencia y, conforme más los conoces, mejor se puede amoldar la oferta. Lo fundamental es tener una buena estructura de datos, que provengan de donde provengan, los podamos utilizar. Luego hay herramientas específicas que ayudan a la gestión de esa información.

- ¿Qué ánimo se respira entre los sectores representados?

- Hay una esperanza contenida. Pero, si algo ha quedado claro para todos, es que no hay ninguna duda de que la tecnología orientada a la venta es más necesaria que nunca para salir adelante. No es ningún descubrimiento que es algo importante, pero ahora es imprescindible. Lo importante ahora es la venta. Y no hay ningún género de dudas de que el canal 'on line' es el camino.