Las tormentas ponen en jaque a técnicos y viticultores ante el grave riesgo de mildiu

Tratamiento con los atomizadores contra el mildiu, ayer en unos viñedos de Huércanos. :: Sonia tercero/
Tratamiento con los atomizadores contra el mildiu, ayer en unos viñedos de Huércanos. :: Sonia tercero

La Consejería avisó ayer de la primera mancha del hongo, entre Huércanos y Uruñuela, y espera que siga apareciendo estos días

ALBERTO GILLogroño

Acostumbrados a bregar con el oídio, los viticultores riojanos afrontan una nueva campaña complicada por el elevado riesgo de mildiu en una primavera tan húmeda como la actual. Conocido como el asesino silencioso, el mildiu es un 'sospechoso habitual' en viticulturas más atlánticas, como las gallegas o del txakolí, pero la Consejería de Agricultura alertó ayer ya de la aparición de las primeras manchas en viñedos de Uruñuela y Huércanos: «Manchas vamos a tener y lo importante es haber aplicado tratamientos preventivos; el consejo, como técnico, es reducir los tiempos de tratamientos, incluso si es necesario con menos cantidad, pero cada ocho o diez días para afrontar la más que probable aparición del hongo», señala Goyo Gordaliza, ingeniero agrícola y asesor vitícola. En cualquier caso, Gordaliza no quiere ser alarmista: «Es cierto que tenemos más experiencia con el oídio en Rioja, pero el mildiu es un problema habitual en las viticulturas gallegas y todos los años producen uva». La clave está en el uso de tratamientos preventivos: «Quien no haya tratado con anterioridad es muy posible que tenga problemas, pero la campaña apuntaba en ese sentido y creo que muchos viticultores habrán estado alerta».

Eugenio García del Moral, presidente de la Asociación Riojana para el Progreso de la Viticultura (Arprovi), señala que la denominada circunstancia de los 'tres dieces' es el caldo de cultivo para el mildiu: «Precipitaciones de más diez litros por metro cuadrado, brotes de más de diez centímetros y temperaturas de más de diez grados y lo cierto es que lo que tenemos encima, con unas previsiones además de tormentas durante dos semanas, no es nada bueno», detalla. «En los muchos años que llevo en esto -continúa- no recuerdo una pluviometría tan elevada y, aunque afortunadamente las temperaturas no son muy altas, sí estamos preocupados».

Del Moral apunta además las dificultades para tratar la enfermedad por la mucha agua que hay en la tierra, lo que dificulta la entrada de tractores, y porque las continuas lluvias limitan también su efecto: «Estamos teniendo la 'tormenta perfecta' para el mildiu, pero también es cierto que tenemos unos viticultores muy profesionales y concienciados que harán lo que sea para tratar los viñedos».

«Estamos teniendo la 'tormenta perfecta' para el mildiu» Eugenio García del Moral | Presidente de Arprovi

Campaña cara

En este sentido, Goyo Gordaliza apunta que «no va a ser una campaña barata para el viticultor, como no lo fue la pasada, por lo que hablamos ya de dos años consecutivos de gastar». «El trabajo en la viña para preparar la nueva cosecha ha sido duro -continúa- y, con toda esta humedad, está claro que hay que tirar de productos para evitar males mayores».

No es la primera vez que en Rioja se dan problemas importantes de mildiu: «Que me haya tocado profesionalmente recuerdo especialmente la campaña de 1998, que pasó bastante factura a la producción final, y si se hecha mano de la historia a principios de los sesenta se produjo un auténtico desastre de mildiu que se llevó por delante casi toda la cosecha de Rioja», recuerda Eugenio García del Moral. En cualquier caso, su colega Goyo Gordaliza apunta a un nuevo problema si continúan las lluvias en el momento de la floración, que en fincas de La Rioja Baja ya se está produciendo: «Pueden provocar corrimientos y, por tanto, importantes pérdidas de producción, pero vamos a esperar acontecimientos porque esto es el campo y las cosas cambian rápidamente».

«No va a ser una campaña barata y ya son dos años consecutivos de gastar» Goyo Gordaliza |Técnico y asesor vitícola

De hecho, los episodios de pedrisco son, evidentemente, otro riesgo que está ahí desde hace semanas: el granizo arrasó la semana la pasada en Burdeos 7.000 hectáreas -la región francesa sufrió también una importantísima merma de producción por heladas en el 2017-. En España, en Ribera del Duero de nuevo han tenido problemas con las heladas este pasado mes mayo, mientras que en Rueda han tenido también daños por pedrisco. De momento, en Rioja hubo pequeñas afecciones por helada en la zona de la Sonsierra y algunos daños, muy limitados, por alguna tormenta. Pero, está claro, la campaña del 2018 tampoco será tranquila.

 

Fotos

Vídeos