Los tratamientos se duplican pero, de momento, hay control

JOSÉ I. GASCO LOGROÑO

El calor y la humedad de la pasada primavera y este primer tramo del verano han disparado la presencia de mildiu en el viñedo riojano y han obligado «a duplicar los tratamientos» para eliminar los riesgos», aunque, por ahora, «sin que haya habido graves problemas ni daños», afirma José Luis Ramos, técnico de la Sección de Protección de Cultivos de La Rioja.

El mildiu se detectó con el inicio del verano, cuando aparecieron un buen número de manchas en varios viñedos de la DOC Rioja. «Las continuas tormentas y las elevadas temperaturas son las responsables del brote de este hongo, que ha podido ser detectado a tiempo y tratado convenientemente aunque las reiteradas lluvias han obligado a intensificar la aplicación de fitosanitarios»

«Está siendo -asegura Ramos- un año poco complicado en cuestión de mildiu, y también de oídio, con el que estamos más acostumbrados a bregar, ya que los agricultores han tenido que entrar, incluso, en viñas inundadas de lluvia para hacer tratamientos contra la enfermedad». Pese a lo avanzado del verano, apunta también que «todavía continua el riesgo de que aparezcan manchas en los viñedos riojanos y así permanecerá hasta el envero».

En todo caso, el jefe de Protección de Cultivos confía en que «si se continua tratando el viñedo, no haya problema». «Seguirá saliendo, pero de una forma testimonial, lo que no quiere decir que haya que descuidarse», precisó. A juicio de Ramos «la situación del viñedo es buena, pero hay que seguir vigilando».

 

Fotos

Vídeos