Valdelacierva, el Rioja revelación 2019

El Valdelacierva Grano a Grano ha obtenido el premio a vino revelación 2019 por parte de la guía 'Vivir el Vino'. / Valdelacierva

La guía 'Vivir el Vino' incluye el Valdelacierva Grano a Grano entre sus '11 Magníficos' y lo valora con 95 puntos

REDACCIÓN

Dicen que el trabajo tiene recompensa, que el buen hacer obtiene reconocimientos y que el esfuerzo no pasa desapercibido. Y, en muchas ocasiones, se comprueba que todas esas afirmaciones son ciertas, tal y como ha ocurrido con la elección de un Rioja como vino revelación del 2019 por parte de la prestigiosa guía 'Vivir el Vino'.

El seleccionado ha sido el Valdelacierva Grano a Grano, que además ha entrado en la lista de los '11 Magníficos' de la publicación y ha obtenido más de 95 puntos en base a exigentes criterios. De hecho, muchos eran los candidatos, más de 1.600, pero la añada 2016 de este exclusivo vino se ha hecho merecedora de un hueco entre los mejores.

GUÍA

El vino
Valdelacierva Grano a Grano 2016 (589 botellas).
La viña
La Botija, en Baños de Ebro. Viñas de 35 años y suelo arcillo-calcáreo.
El proceso
Vendimia manual y selección, grano a grano, en bodega.

Las razones de este éxito son múltiples y se asientan, como lo califican en la bodega de Navarrete, en un homenaje a la lentitud. Como todo en la vida, un vino se puede hacer con rapidez y para salir del paso o con extremado cuidado y precisión para que resulte perfecto. En este segundo grupo, no hay duda, se incluye el Valdelacierva Grano a Grano y sólo así se consigue «disfrutar de un vino exquisito en sus detalles e imperfecciones», como resalta Emma Villajos, la enóloga de la bodega fundada en 1988 y perteneciente a Hispano Bodegas.

Este vino es especial por muchos motivos. El primero y esencial, es por surgir de la tierra, concretamente de la de un viñedo de nombre 'La Botija' situado en la localidad de Baños de Ebro. Son viñas de una edad media de 35 años asentadas en un suelo arcillo-calcáreo, ideal para la elaboración de este tipo de vinos. Las uvas se caracterizan por tener un racimo suelto y son la base perfecta para el proceso que da nombre al vino. Ese 'Grano a Grano' que se indica en la etiqueta no es una manera de hablar. Ni mucho menos. Es una realidad. La selección se realiza en el propio campo, dejando en las cepas los racimos compactos. El resto se recoge para que durante al menos una semana el personal de la bodega se encargue del desgranado manual, grano a grano. Con sumo cuidado y atención. Con cariño y devoción. Sólo así se consiguen resultados.

La vendimia se realiza manualmente en cajones, para después ser trasladada a bodega en camiones frigoríficos bajo las mismas señas de identidad del resto del proceso: el mimo y el respeto al fruto que da la tierra. La fermentación alcohólica se realiza en depósito de 2.000 litros a temperatura controlada y tras ella, el vino se trasiega a bocoyes de 500 litros de roble francés para que tenga lugar la fermentación maloláctica. Por último, su crianza se lleva a cabo en esos mismos bocoyes durante 14 meses en los que se realiza un 'batonnage' de sus lías finas.

Leer más

Todo ese camino es indispensable para lograr un fin, el Valdelacierva Grano a Grano, un monovarietal de la variedad tempranillo que se adecua perfectamente al gusto actual de Rioja. Sus escasas 589 botellas son el resultado de más de 400 días de cuidados y de una elaboración artesanal. Un homenaje a la lentitud que goza de reconocimientos como el de la guía 'Vivir el Vino'. El Valdelacierva Grano a Grano es uno de los '11 Magníficos' del 2019 y lo es desde que estaba en la viña. Va a ser cierto que el buen hacer y el esfuerzo tienen su recompensa.