Vendimia en La Rioja Alavesa. / Sonia Tercero

La vendimia afronta su tramo final con precios sobre 72 céntimos en tintas y 60 en blancas

La cosecha avanza hacia la zona más occidental con pagos solo ligeramente superiores a la campaña pasada

Alberto Gil
ALBERTO GIL Logroño

La vendimia, con casi 310 millones de kilos de uva ya transformándose en las bodegas, afronta su tramo final con precios medios marcados por las principales compañías compradoras de materia prima que estarán en el entorno de los 72 céntimos para la uva tinta y de los 60 céntimos para las blancas. Lógicamente, hay operaciones por encima de dichas cifras, pero también las hay a la baja e, igualmente, de importantes compañías.

El principal comprador de uva de Rioja, Campo Viejo, marcó el pasado mes de mayo la primera referencia para la campaña, con un importante contrato con la Agrupación de Viticultores de Fuenmayor y con un precio de partida de 73 céntimos, que podría llegar a los 78 en función de diversos parámetros cualitativos, tal y como informó en su momento Diario LA RIOJA.

No obstante, la bodega aplicaba también un precio por debajo de los 70 céntimos para aquellos contratos con vinculaciones a más corto plazo, mientras que otras grandes compañías, como una conocida bodega de Rioja Alavesa, han utilizado tablas similares durante la recogida que oscilan desde los 0,78 euros para las mejores uvas (100 puntos) y hasta 0,63 para las 'peores'.

Diversas fuentes del sector empresarial confirman que «en general está habiendo una mejora aproximada de unos tres céntimos por kilo de uva respecto al año pasado para las uvas tintas, por decirlo de alguna manera, más convencionales, y, sobre todo, lo que sí ha habido es una mejora generalizada para las variedades blancas, que estarán en el entorno de los 60 céntimos e incluso algún céntimo por encima».

En este sentido, la demanda de uva blanca ha sido una constante en los últimos meses, ya que las ventas de producto final de este color de vinos continúan creciendo a doble dígito y, de hecho, las normas de vendimia aprobadas por el Consejo Regulador el pasado mes de junio mantuvieron el rendimiento de producción en el 100% previsto por el pliego de condiciones (9.000 kilos por hectárea), mientras que para las variedades tintas se redujo al 95% (6.175 kilos por hectárea), con lo que para los viticultores será una campaña más rentable en variedades blancas.

Cambio de modelo

Lo cierto es que Rioja poco a poco va cambiando de modelo de compra/venta de uva en vendimias. Por un lado, siguen aumentando las contrataciones plurianuales de uva, que, lógicamente, en momentos de crisis suelen ofrecer precios mejores a los viticultores que las operaciones anuales –y lo contrario en los momentos de alta demanda de vino–, mientras que se van diferenciado parámetros de calidad en las entregas, como concepto variable, por lo que cada vez es más difícil obtener precios unitarios.

Así por ejemplo, la edad de los viñedos es uno de los parámetros que cada vez más se empieza a tener en cuenta a la hora de liquidar las uvas, mientras que también las uvas ecológicas –una asignatura pendiente de Rioja– están teniendo cada vez más demanda y se han firmado incluso operaciones de un euro por la alta demanda.

En el caso del viñedo viejo, el mejor ejemplo es Marqués de Riscal, cuyas tablas de valoración de uva se basa en la antigüedad de las plantaciones y con precios claramente por encima de mercado en todas las categorías y que incluso mantuvieron durante los años de pandemia para sus proveedores, centrados en exclusiva en Rioja Alavesa: desde 85 céntimos para las viñas más jóvenes hasta 1,45 para las de más de 50 años. Pero lo cierto es que la edad del viñedo está siendo poco a poco un factor diferencial que cada vez incorporan más bodegas.

Doble efecto en las básculas

Por lo demás, las tablas en función de puntuaciones por calidad para las uvas van poco a poco llegando a más bodegas. En el caso de este año el viticultor se ha encontrado con una doble realidad para esta parte variable: por un lado, la sanidad de la uva es extraordinaria y, además apenas ha habido que echar productos en el campo, con lo que no ha habido penalizaciones en ese sentido, pero también la baja acidez, los altos pH y las limitaciones del contenido de polifenoles, y de grado en algunas zonas, tendrán efectos negativos en precio a la hora de las entregas.

307 millones de kilos, más de 47 de ellos de uva blanca, ya están en las bodegas

La vendimia continúa avanzando y ya son 307 millones de kilos de uva los que se están transformando en las bodegas de la denominación de origen, según los datos del Consejo Regulador. De ellos, 47 millones son de uvas blancas, con lo que casi todo, o prácticamente todo, está ya recogido para este color. La cosecha se espera corta en cantidad, aunque es difícil aventurar una cifra por ahora más allá de que será claramente inferior a los 416 millones de kilos del año pasado.