Sonia Tercero

Vendimia «segura» en la DOCa Rioja

El Consejo Regulador equipa con EPIs a los más de 200 técnicos que participan en las labores de pesaje, control y seguimiento de la vendimia

LA RIOJA

La vendimia avanza en la DOCa Rioja. Ya son 340 millones los kilos de uva que se han recogido, según se expone en una nota en la que se define como satisfactoria la evolución tanto en términos de maduración como de estado sanitario del fruto.

Aun así, la campaña se califica como «compleja» por los «estrictos» protocolols de seguridad que se han tenido que implantar a causa del coronavirus. Así, desde el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja se asegura que se ha trabajado para «contribuir a una vendimia que, aunque ciertamente atípica, sea recordada como una vendimia segura», según afirma el director general del organismo, José Luis Lapuente. «En un momento tan crítico como esta vendimia de 2020, era absolutamente necesario diseñar protocolos que establecieran procesos seguros y a su vez garantizaran agilidad para los operadores», añade.

Lapuente destaca el alineamiento que se ha producido de los distintos agentes, entre los que incluye a las administraciones públicas y a los distintos operadores de la Denominación, « con el objetivo común de proteger la salud de los temporeros, los trabajadores y los visitantes».

Entre las acciones llevadas a cabo por el Consejo regulador destacan la realización preventiva de pruebas sanitarias a todo su personal, la implantación de sistemas de toma de temperatura, la dotación de equipos de protección individual (EPIs) a los más de 200 técnicos que participan en las labores de pesaje, control y seguimiento de la vendimia y al personal administrativo, así como la confección de protocolos de actuación en virtud de los riesgos de cada uno de los colectivos y sus pertinentes planes de contingencia. «También el servicio de atención a bodegas y viticultores ha visto reforzada su seguridad mediante la implementación de restricciones de aforo, señalética y flujos de tránsito en las oficinas, así como la instalación de mamparas y dispensadores de gel hidroalcohólico», se recalca. Las sesiones de formación para nuevos técnicos de vendimia se han llevado a cabo en grupos reducidos; «cada equipo cuenta con herramientas especiales adaptadas a las necesidades de su tarea», según las palabras de Pablo Franco, director del órgano de Control del Consejo Regulador.

El Consejo también ha constatado que los protocolos de seguridad han sido implementados en laboratorios y en viñedos, donde se ha generalizado el aislamiento de los grupos de trabajo mediante turnos, creando comunidades burbuja de individuos que no comparten espacios ni horarios. «Por su lado las 200 bodegas de Rioja abiertas al enoturismo se han adaptado a las nuevas normativas y restricciones sanitarias, reduciendo aforos y grupos de visita, y potenciando actividades al aire libre y en viñedo«, se concluye.