Límite entre la provincia de Álava y la Comunidad de La Rioja. / JUSTO RODRÍGUEZ

'Viñedos de Álava' pretende en su reglamento excluir a las bodegas alavesas compradoras de uva

La denominación no exigiría exclusividad en sus viñedos pero sí que el bodeguero use «de forma mayoritaria» sus propias uvas

PABLO ÁLVAREZ | ALBERTO GIL Logroño

Pasito a pasito, el desafío alavés a la unidad del Rioja va avanzando en su aplicación. El gobierno vasco estudia ya el borrador de reglamento de la futura denominación 'Viñedos de Álava' que los promotores (la asociación minoritaria ABRA) presentaron este verano. La idea es obtener del gobierno vasco una autorización transitoria mientras las autoridades europeas estudian la validez final de esta denominación superpuesta al Rioja.

El proyecto, adelantado este martes en parte por Cadena Ser Vitoria, tiene dos puntos destacados, sobre todo a la luz de las últimas noticias. Por un lado, Viñedos de Álava no exigirá que los viñedos inscritos en ella se usen exclusivamente para esa denominación. Es decir, el viticultor podría usar sus uvas tanto para el nuevo proyecto como para Rioja.

O eso sería si la DOCa riojana no se hubiera anticipado hace unos días con un cambio de reglamento que prohibía esa posibilidad: los viñedos de Rioja solo se podrán usar para Rioja, no para ninguna otra denominación.

Con uva propia

Otro punto destacado de lo que se ha filtrado hasta ahora es que, según el futuro reglamento, los elaboradores de Viñedos de Álava estarían obligados a producir sus vinos de forma mayoritaria con sus propias uvas. Eso tiene un calado importante, porque marca en gran parte el carácter de la futura denominación: la exigencia de que la mayor parte de la producción salga de viñedos propios excluiría de entrada a las mayores bodegas de Rioja Alavesa, las históricas de la zona entre ellas y elaboradores de volúmenes importantes.

De lo conocido hasta ahora no ha trascendido en qué porcentaje se concretaría esa «mayoría» de viñedos propios, pero esa exigencia configuraría así una denominación prácticamente exclusiva para pequeños cosecheros, algo bastante discutible legalmente puesto que una DOP garantiza el origen de las uvas y los vinos independientemente de quién los elabore.

El órgano rector del consejo regulador de 'Viñedos de Álava' estaría formado en principio por cinco viticultores y cinco bodegueros. Se establece además un sistema de cupos según el volumen de producción para asegurar una representación proporcional de productores más pequeños y más grandes.

En la mesa se sentarían el gobierno vasco y la Diputación alavesa, con voz pero sin voto. En cualquier caso, al configurarse como una denominación de pequeños productores, sus posibilidades de promoción y comercialización dependerían enormemente de los fondos proporcionados por las instituciones.