La garnacha de Martínez Alesanco, también entre los mejores del mundo para Decanter

La garnacha de Martínez Alesanco, también entre los mejores del mundo para Decanter

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

Lo de la garnacha no deja de ser paradójico. Hasta principios de los años 80 era la uva tinta mayoritaria en Rioja. Relegada a los terrenos más altos, difíciles y pobres -donde mejor se comporta-, y en muchos casos con rosados y claretes como destino principal, fue una uva denostada en España y condenada, no sólo en Rioja sino en muchos lugares del país, al arranque y a su sustitución por tempranillos.

Hoy apenas ocupa el 8% de la superficie de viñedo de Rioja, pero los varietales de garnacha, con una marcada personalidad muy diferente además por zonas dentro de la misma Rioja, están siendo reconocidos entre los mejores del mundo. En este sentido, Bodegas Martínez Alesanco (Badarán) acaba de obtener también en Reino Unido, en este caso en los premios Decanter, una medalla de platino por su Garnacha 2016 con 97 puntos.

La cata Decanter, la mayor del mundo, valoró 16.500 vinos de todo el planeta, seleccionando 148 (medallas de platino) como los mejores. De ellos, 28 fueron españoles y únicamente cuatro de Rioja: Coto de Imaz Gran Reserva, Palacio de Primavera 2015, de Bodegas de Familia Burgo Viejo y Viña Arana 2012, de Bodegas La Rioja Alta, SA, junto con el varietal de garnacha de Pedro Martínez Alesanco.

En este caso, la garnacha procede de viejos viñedos del Alto Najerilla, donde Juan Carlos Sancha empezó a demostrar que se podía elaborar vinos de talla mundial, y a quien luego se han sumado nuevas bodegas como Pedro Martínez Alesanco.