Botellero de una bodega riojana. / sonia tercero

El negocio del Rioja recupera el nivel prepandemia y empieza a aliviar existencias

Las ventas mejoraron el 8,34% en 2021, acompañadas de un crecimiento del 4,1% en el precio de la botella

Alberto Gil
ALBERTO GIL Logroño

Aun a falta de 1,5 millones de litros para recuperar totalmente los niveles prepandemia, el pasado 2021 no puede sino calificarse de positivo para el negocio del Rioja. Las bodegas vendieron el año pasado 254,17 millones de litros de vino, el 8,34% más que en 2020 pero, además, el crecimiento en botellas llegó acompañado de una mejora del valor: la facturación exterior aumentó el 7,76%, frente al 1,75% en volumen. Es decir, seis puntos porcentuales más por la venta de vinos de más valor añadido (criados), pero también por una mejora generalizada del precio por botella del 4,1%.

La estadística recoge únicamente los precios de aduanas, por lo que no hay medición del precio de las botellas en el mercado interior, aunque, si se extrapolasen los resultados, la mejora total en valor para 2021 podría acercarse al 14% respecto a 2020, tal y como destacaron ayer Fernando Ezquerro, presidente del Consejo Regulador, y José Luis Lapuente, director general, al presentar los resultados de la comercialización durante el ejercicio completo de 2021.

La primera consecuencia es que las existencias almacenadas empiezan a aliviarse tras dispararse la ratio hasta 3,7 a finales de 2020 (se reduce a finales de diciembre a 3,47), en el que supone el primer ajuste a la baja desde el año 2017, con la repercusión que este indicador tiene sobre los precios de la uva y el vino a nivel interno.

El vino almacenado sigue lejos del punto de equilibrio –en torno a tres cosechas sobre las ventas anuales– pero la tendencia es claramente a la baja, con lo que los precios de la próxima vendimia y de los graneles deberían empezar a revalorizarse y el sector productor comenzar a respirar después de dos campañas muy difíciles.

En cuanto al balance comercial, tal y como ha venido informando periódicamente Diario LA RIOJA, el mercado doméstico va poco a poco cogiendo el relevo a la exportación tras el batacazo del 2020 por los confinamientos y cierres hosteleros. Así las cosas, las ventas en España subieron el 13,58%, mientras que la mejora exportadora se limitó al 1,75% (en 2020 no solo no bajo, sino que subió un 8%).

«Necesitamos a la hostelería y, si el panorama se aclara, podemos tener un buen 2022»

José Luis Lapuente

Director general del Consejo

Por colores, la mejora de ventas fue superior para los tintos, cercana al 9%, y algo inferior para blancos, aunque también en cifras positivas (6% más). Por categorías, son los vinos criados los que más han crecido, con los reservas y grandes reservas en la exportación (los genéricos y crianzas acaban planos) y los crianzas y grandes reservas destacando en el mercado nacional con crecimientos de casi el 16% y el 20%, respectivamente.

Por países

En cuanto a las exportaciones, José Luis Lapuente incidió en que no solo se mejoró en volumen, sino claramente en valor y citó los casos de China, con un crecimiento en facturación del 37%, del 15% en Rusia y del 11% en EEUU. Tampoco fueron malos los resultados en Reino Unido o Alemania, los dos principales mercados para Rioja, y donde se creció claramente en valor (4,45% y 7,99%, respectivamente) por encima del número de botellas.

Lapuente avanzó asimismo que la retirada de contraetiquetas siguió mejorando también el pasado mes de enero –la estadística de ventas aún no está disponible–, si bien el primer trimestre del año pasado fue bastante malo por las importantes restricciones hosteleras, tanto en España como en muchos otros países: «Necesitamos a la hostelería y, si el panorama se empieza a aclarar, incluidos los problemas con las materias primas y el transporte, creo que podemos tener un buen 2022 después de los importantes sacrificios que se han hecho en toda la cadena de valor estos dos últimos años». El director general del Consejo recordó además que el enoturismo, con 850.000 visitas en el año 2019 antes de la pandemia, se ha visto perjudicado por las restricciones y confío en que a partir de este 2022 se reactive si el virus lo permite: «El objetivo del Plan Estratégico era llegar a 1,2 millones de visitas en el año 2025 y tenemos potencial para ello».