Dionisio Ruiz Ijalba con el nuevo crianza en la nave de barricas de la bodega logroñesa. / Justo Rodriguez

Un nuevo vino de siempre

La bodega logroñesa Viña Ijalba presenta su nuevo crianza 2015

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHA Logroño

Viña Ijalba acaba de lanzar al mercado su nueva 'premier': el Ijalba Crianza 2015, un vino que llega cargado de novedades y que permanece fiel a la filosofía del fundador de esta bodega, Dionisio Ruiz Ijalba, un verdadero pionero del Rioja. A él se le debe la transformación y recuperación de muchos suelos para fomentar y realizar una viticultura de calidad: terrenos en laderas, poca profundidad y poco vigor que ofrecen una pequeña producción de uvas de gran calidad. Éstas han sido las claves de bóveda de una bodega que siempre ha tenido un clarísimo carácter familiar y que ahora lidera la segunda generación de esta familia.

Marca el viñedo

VIÑA IJALBA

  • Crianza 2015

  • Variedades Tempranillo (90%) y graciano (10%).

  • Zonas del viñedo San Vicente de la Sonsierra y alrededores de Logroño.

  • Cata Color rojo cereza. En nariz destacan las frutas rojas en mermelada y los torrefactos. En boca sobresale su acidez y la sensación de carnosidad.

Como explica el enólogo de la bodega, Pedro Salguero, este crianza prosigue con la filosofía de la casa: «Nos marca mucho el viñedo y la calidad de las uvas. Su procedencia es San Vicente de la Sonsierra y diferentes parcelas de la zona de Oyón. Hacemos un coupage que le dota de personalidad al vino porque sobre una gran base de tempranillo colocamos el graciano, que aporta frescura y una acidez que lo dota de amplitud y elegancia». El enólogo explica que este vino representa de manera muy fiel el concepto de Viña Ijalba: «Somos Rioja pero con una personalidad muy acentuada», sostiene.

La crianza se desarrolla en roble americano durante doce meses y la clarificación es totalmente natural: «Queremos que la madera esté presente pero de una forma sutil, que aparezca la fruta, pero que se perciba el vino como redondo y completamente ensamblado. Hemos buscado taninos muy pulidos para que el resultado final sea un vino amable, que pida seguir disfrutando de él».

Viña Ijalba es innovación, investigación, diferenciación y protección del medio ambiente, un modelo de elaboración de vinos con rigor y personalidad desde la fundación de esta bodega. Y todas cualidades se reflejan en este vino, que ha cambiado su presentación y que sigue evolucionado para ofrecer las mejores sensaciones de placer.

Pedro Salguero explica que el carácter del vino lo hace muy apropiado para disfrutarlo con muchos platos y recetas y más en esta época de Navidad en la que se suceden los encuentros familiares: «Resulta muy apropiado para un estofado, para una carne, un pescado al horno, pero también para unas verduras», aconseja.