Representantes de las organizaciones agrarias convocantes. / JUAN MARÍN

Los viticultores de toda la DOCa se manifiestan por unos precios dignos

Las organizaciones agrarias quieren exhibir 'músculo' ante la falta de operaciones y avisan que «no admitirán precios ruinosos como el año pasado»

Alberto Gil
ALBERTO GIL Logroño

Las seis organizaciones agrarias del ámbito territorial de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja (La Rioja, Álava y Navarra) han convocado a sus viticultores para este miércoles, a las 10 horas en la Plaza del Mercado, a una manifestación que confían sea multitudinaria para presionar a las bodegas compradoras de uva «por unos precios dignos» ante la falta de operaciones con la vendimia ya avanzada: «Llevamos entre 10 y 12 millones de kilos recepcionados y la inmensa mayoría de viticultores no sabe a qué precio va a cobrar las uvas», advirtió Igor Fonseca, secretario general de ARAG-Asaja.

Fonseca, acompañado de dirigentes de UAGR y UPA (La Rioja), de UAGN y Ehne (Navarra) y de la UAGA (Álava), afirmó que la caída de ventas de vino embotellado del año pasado (-8%) no justifica los precios de la pasada vendimia, mientras que para la actual, la mejora de ventas (+6,5% hasta junio) debería garantizar «una rentabilidad digna, claramente por encima de los costes de producción»: «El año pasado el viticultor cobró un 26% menos que en el 2019, lo que pone de manifiesto quién ha sido el principal pagano». «El agricultor -añadió- ha hecho además todo lo que estaba en su mano oponiéndose a nuevas plantaciones, apoyando los presupuestos de promoción del Consejo, produciendo menos en sus explotaciones y, al mismo tiempo, ofreciendo uvas de gran calidad».

Luis Torres, portavoz de la UAGR, insistió en que los viticultores han hecho todo el «esfuerzo» que pueden hacer con dos años de reducción de rendimientos (90% en 2020 y 95% en 2021), pero «los costes de las materias primas siguen subiendo» y lamentó la «opacidad con que sigue trabajando este mercado, incluso con una Ley de la Cadena Alimentaria que obliga a la firma de contratos en todas las entregas, con plazos de pago y con precios que garanticen al menos los costes de producción». En este sentido, las organizaciones agrarias, que insistieron en que el año pasado se vendió por debajo de costes, piden que la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) haga inspecciones de oficial y no se limite únicamente a atender denuncias: «Hay motivos suficientes para actuar, como demuestran los millones de kilos de uva que ya han entrado sin precios, y es lo que pedimos que se haga». «No vamos a aceptar precios ruinosos como el año pasado», sentenció.

Néstor Alcolea, secretario de Organización de UPA, aseguró que «la unidad de acción debe servir para hacer reflexionar a las bodegas de que la situación del viticultor es límite y de que no podemos aguantar así dos años seguidos». «Si no se resuelve este problema tomaremos más medidas de presión porque los números, la situación económica de las bodegas, nos dan la razón».

Iñaki Mendióroz, gerente de la UAGN de Navarra, se planteó incluso «cómo se puede hablar de sostenibilidad cuando no hay rentabilidad de las explotaciones», mientras que Jesús Bauza (UAGA) insistió en que «la rentabilidad de una explotación viene muy condicionada por los rendimientos de producción y está claro que con producción del 90% esta circunstancia que debe ser tenida en cuenta por las bodegas».